logo

Por qué no debes hacer test de velocidad para medir la red local cableada

11 agosto, 2022 | 0 comments |

Cuando tenemos una red local con diferentes equipos conectados al router o switch vía cable de red Ethernet, en muchas ocasiones queremos verificar qué velocidad de descarga y subida podemos conseguir. En muchas ocasiones, los usuarios realizan el típico test de velocidad en las webs más populares, sin embargo, esto es un error porque esta prueba está midiendo la velocidad de la conexión desde tu equipo hasta el servidor del test, es decir, mide cuál es la velocidad de Internet, no la velocidad de tu PC en la red local cableada. Hoy en RedesZone os vamos a enseñar todo lo que debes tener en cuenta a la hora de medir la velocidad en la red local.

Por qué no debes usar un test de velocidad

En RedesZone continuamente probamos diferentes routers y switches y publicamos en nuestros análisis los resultados de la velocidad conseguida. Para realizar estas mediciones de velocidad, nunca utilizamos ningún test de velocidad, porque estas herramientas lo que hacen es comprobar la velocidad de la conexión a Internet, por lo tanto, no nos sirve para medir la velocidad real de nuestra conexión a la red local vía cable. Debemos tener en cuenta que, al realizar un test de velocidad, podemos obtener resultados muy diferentes entre un test y otro.

Cuando realizamos un test de velocidad, lo que mide realmente es el tráfico de descarga y salida desde nuestro ordenador hasta el servidor del test de velocidad, es decir, mides la velocidad de la conexión a Internet y también de la red local, pero tomando siempre la velocidad más lenta de ambas. Si tenemos una conexión a Internet de 300Mbps, pero tenemos una conexión a la red local cableada de 2.5Gbps gracias a que tenemos una red Multigigabit, entonces en un test de velocidad solamente nos aparecerá que tenemos una velocidad de 300Mbps, es decir, la velocidad menor. Además, también influyen otros aspectos:

  • Saturación del test donde vayamos a realizar las pruebas.
  • Localización del servidor, si está geográficamente cerca de nosotros conseguiremos mayor velocidad, si está lejos, conseguiremos una medición menor.
  • Acuerdos de peering y transit de nuestro operador de Internet hasta el servidor del test.
  • Posible saturación del ramal de fibra FTTH en nuestra zona, por lo que nos mostrará una velocidad menor a la contratada.

Tal y como podéis ver, si hacemos un test de velocidad, influyen muchos factores que no están bajo nuestro control, por lo que no es una prueba válida para comprobar la velocidad real de nuestra conexión por cable.

Cómo medir la velocidad de la red cableada

Para medir la velocidad de la red cableada, lo primero que tienes que saber es que la velocidad de sincronización de tu tarjeta de red con el router o switch, no tiene por qué ser la velocidad que luego tú consigas. Esto se debe a varios motivos:

  • Cuando realizamos una medición de velocidad, lo hacemos a nivel de capa de aplicación, por lo que los datos de las cabeceras no se tienen en cuenta, pero hay que transferirlas obligatoriamente.
  • El hardware del equipamiento de red también influye a la hora de conseguir la velocidad prometida. Por ejemplo, si tenemos un ordenador algo antiguo, pero instalamos una tarjeta de red 10G y tenemos un switch 10G, nos marcará que la velocidad de sincronización es de 10Gbps, sin embargo, la velocidad real podrá ser inferior, por ejemplo, de 6Gbps, porque el hardware del PC no es capaz de gestionar más datos.
  • El cable de red utilizado también puede influir en la velocidad real que consigamos, aunque la velocidad de sincronización sea correcta, no tiene por qué conseguir esa velocidad si está en mal estado, no es de una categoría acorde con la velocidad que debemos conseguir, o que simplemente tenemos mucha diafonía e interferencias externas que impiden conseguir esta velocidad.

Una vez que tenemos en cuenta todos estos aspectos, podemos usar programas como jperf o iperf3 para medir la velocidad entre dos ordenadores. Es muy importante que un PC actúe como servidor, y que esté conectado a la misma red local cableada, y que el otro PC actúe como cliente, para enviarle datos al PC del servidor y se encargue de medir la velocidad de los datos transmitidos. Para velocidades teóricas de 1Gbps o inferior, podéis usar jperf sin problemas, no obstante, para velocidades mayores es mejor usar iperf3.

En la captura de pantalla anterior, podéis ver que en una red 10G con un hardware potente, hemos conseguido unos 9,8Gbps reales, los 0,2Gbps que nos faltan hasta llegar a los 10Gbps se debe a pérdida por las cabeceras, como hemos explicado antes.