logo

Las reglas gramaticales de Whatsapp no escritas

15 octubre, 2019 | 0 comments |
Las reglas gramaticales de Whatsapp no escritas

Un punto y aparte genera enfado, mientras que muchas exclamaciones denotan exaltación

En Whatsapp hay tres tipos de personas y de escrituras. Por un lado están los amantes de los puntos suspensivos…, por otro los que olvidan los signos de puntuación y, finalmente los pulcros y perfeccionistas hasta el último punto.

Sin embargo, la escritura digital se rige por otras normas y olvida las pautas de la Real Academia Española. Un texto en mayúsculas representa un grito, muchos signos de exclamación denota exaltación y un punto final, bordería.

Interpretación muy distante de las normas gramaticales y que ha sido objeto de estudio en varias ocasiones. La primera fue en 2007, Baron y Ling revisaron los famosos y ya anticuados SMS y tan solo tres de cada diez textos finalizaban con un signo de puntuación.

Un estudio de la State University de New York Binghamton señala que la aparición de un punto al final de un SMS o un chat de Whatsapp «refleja enfado y brusquedad». No es el único estudio que refrenda esta situación.

La psicóloga Gunraj apunta a que la aparición del punto final refleja «una falta de sinceridad en este tipo de mensajes». O, simplemente, también puede referirse a un «fin de la conversación». Fin de la cita.

Sin embargo, este cambio de paradigma no es solo con los puntos. Los signos de interrogación y exclamación son dos elementos muy socorridos para expresar emociones sobre una pantalla. Los SMS y, ahora, las redes sociales han congelado las emociones en las conversaciones, no hay tono que revele el estado de ánimo del interlocutor.

Para expresar emoción y sentimiento, el código de escritura digital revela que muchas repeticiones y signos de exclamación dan alegría y expresividad. «Acabar la frase con un signo de exclamación le da un toque de sinceridad al mensaje», señalan los expertos.

Diccionario SMS

Aunque la economía del carácter ya ha quedado lejos por la llegada de los SMS ilimitados y, sobre todo, por el tsunami Whatsapp, hubo un tiempo en el que acortar palabras estaba a la orden del día.

Hl ktl km sts (Hola, ¡qué tal! ¿Cómo estás?) estaba a la orden del día e, incluso, era necesario un diccionario para averiguar qué se decía. En España, la Asociación de Usuarios de Internet y varias compañías lanzaron el primer diccionario online con los términos más usados por los internautas.

La editorial Collins también se interesó por estas abreviaturas en el idioma de Shakespeare y, que por cierto, aún siguen vigentes como LOL (laugh out loud o risas fuertes).

La formalidad del lenguaje escrito se ha perdido y ha ganado el hablando tanto para ocasiones formales e informales. Los mensajes de texto son un intercambio de frases a los que la gente añade cosas para imitar el lenguaje hablado.